martes, 30 de marzo de 2010

Today no pictures, only thoughts.

Mmmmh... pues no sé.

No puedo negar el conflicto interno que me impide entender del todo las percepciones ajenas. Pero ajenas hasta en el sentido regional (multiregional). Me toca estar la mayoría del tiempo con personas del centro del país y pues los oriundos tierrablanqueces, y pues está cabrón. Jaja... de por sí acabo de descurbrir mi control-freakness... jajaja... yo no se porqué no me había dado cuenta!! Jajajaja y lidiar con este issue, este multi-regional-issue... tssssssss.... pos, no sé.

En otro orden de ideas...
Hoy en la mañana llegó una familia hondureña: papá, mamá (24 años), 2 hijos (9 y 7 años)... Híjole... venían en tren. De por sí viajar en el tren es peligroso. Con familia, yo creo que más. Se fueron ya. Pero me partieron el corazón las criaturitas: Cristian y Jonathan. Estaban chulos los chamacos. Cuando se fueron, abrí los brazos para despedirme de los niños. Sip, raro en mí. No soy tan niñera o cariñosa. Pero estando aquí me vuelto más afectiva, maybe? I dont know.

Por otro lado ayer llegó una pareja. El marido salió al mediodía a pedir dinero y dijo que regresaba por la esposa. Eran las 5 de la tarde y el marido no volvía. Híjole... ya no sabía ni que pensar (lo asaltaron, lo secuestraron, la dejó) y mucho menos sabía qué decirle a la señora para que no estuviera tan preocupada ('el pueblo queda retirado; se entretuvo; está averiguando'). Dejó a sus dos hijos con su mamá, allá en Honduras también.

¿Qué puedo pensar de esto?

No creo que haya uno bueno u otro malo.

Yo no soy nadie para juzgar si dejar a los hijos es correcto o si traerlos al peligro lo es.

¿Por qué tengo esa costumbre de juzgar todo?

¿Por qué debo tener una opinión de todo?

Todo esto me deja pensando muchas cosas. Cosas de la situación de centroamerica, la migración, México y lo podrido que está.

Me deja pensado en mi realidad norteña. En mi realidad actual.

Y otra vez no sé qué decir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada